AVISO: ESTE POST CONTIENE IMÁGENES CRUENTAS QUE PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD

Una de las lesiones más graves que puede sufrir un paciente por un accidente laboral o uno de tráfico es la amputación de un brazo, una mano, un pie, un dedo o cualquier región anatómica.

Nuestro equipo está altamente especializado en la cirugía de reimplante. Hemos realizado reimplantes de brazo, mano dedos y hasta de pulpejos de dedo y uña. Este tipo de éxitos sólo se puede conseguir con la colaboración importante de otra serie de profesionales, como he comentado en otro lugar

Todavía no tenemos un paciente que no haya agradecido el intento de reimplante de una parte amputada. La pérdida por amputación de una parte del cuerpo es una lesión física y psicológica. La ausencia de cualquier parte suele ser visible para los demás, y además suele generar trastornos funcionales importantes.

Por eso nosotros nos tomamos muy en serio intentar llevar adelante los reimplantes a toda costa.

Los fundamentos de inicio, la cirugía del día del reimplante, se basa en las técnicas de microcirugía. En ese momento es importante eliminar los tejidos más estropeados, guardando los que mejor están para darles las funciones más imprtantes.

En los días siguientes se produce un periodo crítico en el que las heridas deben mostrar si hay infección o no, y se da paso a la cirugía de reconstrucción aguda. Es un momento muy crítico.

Una vez cicatrizadas las heridas, empieza una fase de rehabilitación, que supervisa el equipo de cirujanos, y que se sigue de nuevas intervenciones para mejorar la función. Estas intervenciones siempre son por acuerdo con los pacientes, que suelen querer mejorar la función de la parte que se reimplantó.

La colaboración de los pacientes es indispensable, ya que hace falta una rehabilitación concienzuda y una participación entusiasta. Además las indicaciones para reintervenir pueden conseguir una mejora más notable, sobre todo si se siguen de una colaboración excelente de los pacientes.

IMG_3588
Situación del brazo derecho amputado por encima del codo en un accidente de tráfico. Además presenta otras lesiones a nivel de la base de metacarpianos. Pudimos reimplantar el brazo en menos de 6 horas. Los resultados se muestran en un video más abajo.

Los primeros momentos desde la amputación son importantes para la estabilización del paciente. Estos pacientes pueden presentar otros traumatismos graves asociados así como hemorragias muy severas. Mientras los equipos de anestesia estabilizan al paciente y realizan es estudio de scanner corporal, el equipo quirúrgico puede comenzar a preparar la pieza amputada para el reimplante.

Las zonas más contundidas deben eliminarse, especialmente los músculos. Los músculos muy contundidos se mueren y producen pus franco. El pus cerca de las reparaciones vasculares puede estropearlas y se puede perder el reimplante. Después es necesario realizar la estabilización de los huesos preferiblemente con placas y tornillos. Seguidamente se prepara el muñón de amputación, también siendo muy agresivos en el desbridamiento para que después no se forme pus.

Los reimplantes no son una fractura abierta, son una cirugía de salvamento.

Por tanto, la reconstrucción esqulética permite un acortamiento óseo hasta que podamos poner juntos tejidos sanos, incluyendo músculos, tendones, y después nervios, venas y finalmente arterias. La técnica de microcirugía tiene un papel fundamental en este tipo de intervenciones.

Una vez logrado el reimplante, llega una fase de estabilización. Si la limpieza fue correcta, las heridas no suelen complicarse, y el paciente puede ser dado de alta en pocas semanas.

Una vez estabilizado y recuperado, el paciente debe iniciar una fase de rehabilitación intensiva. Trascurridos unos meses, y a la vista de lo que el paciente es capaz de realizar, nuestro equipo suele sugerir intervenciones quirúrgicas para continuar mejorando la situación funcional del paciente.

Los pacientes más colaboradores consiguen mejores resultados funcionales.

Una prueba de ello es el resultado funcional de este paciente con el brazo derecho reimplantado, según mostramos en el video.

En el momento de la emergencia es difícil poder controlar la situación y tomar decisiones. Ponemos a su disposición nuestro teléfono 681332135 o puede pulsar aquí.

 Estamos disponibles en caso de que lo necesite.

También ofrecemos cirugía para controlar y disminuir las secuelas en caso de que el reimplante no haya sido posible.