Los Tractores No Son Juguetes. Traumatismos Severos del Pie.

Tractor

Quizás uno de los asuntos que más desolado me deja cada verano son las lesiones por tractores en niños. Y con este post quiero tratar de concienciar a los adultos de lo siguiente:

Los tractores no son juguetes

Con la llegada del verano, muchos niños acuden de visita veraniega al campo y a los pueblos. Allí se ven expuestos a diferentes situaciones no habituales, entre las cuales está el contacto con los tractores.

Los tractores son vehículos catalogados en el área de vehículo industrial, que alcanzan velocidades pequeñas pero con muchísima potencia y peso. Su diseño no tiene en cuenta medidas de seguridad pasiva.

Lamentablemente cada año nos encontramos en la puerta de urgencias con niños que han tenido un accidente de tráfico con un tractor. Normalmente se deben a aplastamientos muy severos, a veces con amputación y pérdida del riego sanguíneo, con el consiguiente riesgo de gangrena.

Además hay que tener en cuenta que las ruedas de los tractores suelen tener una altísima contaminación por estiércol, escombros y heces de animales. Esto complica enormemente cualquier lesión causada por estos vehículos.

En ocasiones como resultado de un juego o una actividad lúdica, hemos tenido la desafortunada ocasión de atender niños accidentados por tractor. Es frecuente además los vehículos estén funcionando, por lo que suelen acompañar la responsabilidad de un adulto.

Las lesiones más típicas son la amputación, fractura, lesión cutánea extensa, amputación de dedos, lesión de los tendones, lesión de nervios y finalmente y más grave, la lesión de las arterias y consiguiente isquemia y necrosis.

La solución quirúrgica para los casos de aplastamiento por tractor suele ser muy compleja.

El propio día de la lesión hay que determinar qué parte de la lesión se puede recuperar con técnicas de microcirugía y qué parte debe esperar a la observación. Normalmente se necesitan varios días e incluso semanas para que las lesiones de los tejidos blandos se delimiten y podamos valorar de forma segura qué partes de la piel, tendones, nervios, huesos o músculos se van a gangrenar y habrá que quitar.

Si nuestra intención es reconstruir y disminuir al máximo los requerimientos de amputación, lo habitual es necesitar varios desbridamientos seguidos de la cobertura de heridas con piel de otra parte del cuerpo, en forma de injertos o colgajos microquirúrgicos.

Este gesto se debe acompañar de estabilización de los huesos, bien de forma definitiva si hay fracturas, o bien de forma temporal si sólo es para proteger la reconstrucción y la posición funcional del pie. Nosotros solemos utilizar fijadores externos para cuidar la posición del pie y evitar el pie equino, manteniendo la flexión dorsal del pie en 90º.

A veces, lamentablemente no queda más remedio que ampiutar el pie destruido.

 

Por favor, no deje que los niños se acerquen o monten a los tractores. No son juguetes, son vehículos industriales.

Rehabilitación de Tendones Extensores

Este post trata sobre lesión aguda de tendones extensores. Si Ud. quiere información sobre tendones flexores consulte AQUí.

La rehabilitación de tendones extensores es compleja debido a que hay diferentes lesiones y diferentes niveles, por lo que cada tipo de lesión requiere de un tipo de rehabilitación específico.

Vamos a explicar las lesiones AGUDAS (de corta duración) de aparato extensor desde punta de dedo hasta antebrazo, y daremos algunas nociones sobre rehabilitación. Conviene que además los pacientes consulten a los profesionales sobre sus lesiones y el tratamiento adecuado.

NO TRATAREMOS EN ESTA ENTRADA LAS LESIONES CRÓNICAS (de larga evolución) DE APARATO EXTENSOR. Por tanto no se deben aplicar directamente estas nociones a las lesiones crónicas, como por ejemplo el cuello de cisne o la lesión de boutonnière crónico.

Zonas del Aparato Extensor

Zonas de tendones extensores
Zonas de posible lesión de tendones extensores. Son importantes porque cada zona tiene un tipo específico de rehabilitación.
Zona I: dedo martillo

La lesión típica produce un dedo en martillo. La punta del dedo se cae hacia abajo y aunque el paciente intente subirla no lo consigue. La rotura del tendón extensor puede tener un fragmento óseo asociado.  En nuestra opinión, el dedo en martillo sólo necesita cirugía en ocasiones muy infrecuentes. Sólo si hay un fragmento óseo muy grande, entonces puede ser necesaria la cirugía. En mi experiencia la mejor manera de solucionar el dedo en martillo es mediante una férula de Stack mantenida día y noche durante 6 semanas, seguida de férula de Stack nocturna durante 6 semanas más.

Ferula de Stack
Férula de Stack

La rehabilitación y flexibilización del dedo de martillo no debe comenzar hasta que se retire la férula de Stack. La rehabilitación debe ir encaminada al cierre suave del puño, y nunca a la flexión forzada del dedo. Durante 6 semanas de férula lo que hemos logrado es que se forme una cicatriz que realiza la función del tendón extensor. Esa cicatriz todavía no se puede forzar hacia la flexión. En el siguiente vídeo se muestran movimientos suaves de flexión que permiten recuperar la sensibilidad sin poner en peligro la recuperación del tendón extensor.

Zona II

Estas lesiones siempre necesitan cirugía para su reparación. Solemos utilizar puntos en forma de U no absorbibles de nylon cilíndrico 4/0 buscando queden los cabos tendinosos perfectamente enfrentados. Mantenemos tres semanas una férula con el dedo en extensión. Tras quitar la férula se inician ejercicios iguales que en el dedo de martillo.

El cierre de puño tocando con la punta de los dedos en la base de la palma se debe lograr entre la 4ª y 5ª semana. La progresión de la flexión de dedos debe continuar despacio en las semanas siguientes. Nuestra recomendación es flexionar progresivamente los dedos con ayuda de la otra mano. Se debe tener la precaución de extender la muñeca simultáneamente, para evitar un exceso de tensión en la reparación. La tensión se puede continuar aumentando hasta las 12ª semana tras la reparación, momento desde el cual se considera que la tenorrafia ha alcanzado la madurez cicatricial.

Flexión forzada de tendones extensores.
Flexión forzada. Sólo debe alcanzarse al final de la cicatrización de los tendones extensores. NO lo recomendamos antes de 12 semanas desde el traumatismo
Zona III (bandas laterales): lesión de boutonnière

La lesión del aparato extensor en zona III, sobre todo por mecanismos contusivos cerrados, produce una debilidad del aparato extensor con una trasposición volar de las bandas laterales. El efecto  es la hiperextensión de la articulación interfalángica distal y la flexión de la interfalángica proximal, lo que se conoce como lesión en ojal y provoca el dedo de boutonniere.

Deformidad de boutonniere
Deformidad de boutonnière, con flexión proximal y extensión distal de las articulaciones interfalángicas.

En muchas ocasiones la deformidad no es inmediata y comienza a aparecer en los siguientes días. Por eso la mayoría de las lesiones agudas de boutonnière no se diagnostican en urgencias, sino en la consulta.

La manera de ferulizar y rehabilitar la deformidad aguda de boutonnière es con una férula específica de boutonnière y ejercicios desde el primer día del diagnóstico, durante 6 semanas.

Férula de boutonnière
Férula de boutonnière

Los ejercicios para la corrección del boutonnière son específicos, y pretenden retensar las bandas laterales hacia el centro del dorso del dedo. Esto se consigue extendiendo la articulación interfalángica proximal y flexionando con fuerza la articulación distal. La férula de boutonnière permite realizar los mismos ejercicios si colocamos un esparadrapo en la zona más cercana a la base del dedo.

Zonas III (banda central) a IX

Las reparaciones de tendones extensores en zona III, IV, V se pueden realizar con puntos en U de material no absorbible (prolene 4/0) para conseguir el enfrentamiento perfecto de los cabos tendinosos). En zona VI, VII, VIII y IX podemos realizar puntos tipo Kessler-Tajima. En todos los casos se puede acompañar de suturas epitendinosas, al menos del dorso en las primeras y circunferenciales en las segundas.

Nosotros ferulizamos las lesiones en zonas III hasta la IX de la misma manera: muñeca levemente extendida 30º y articulación metacarpofalángica en flexión de 20º, mientras que las articulaciones interfalángicas deben permanecer extendidas a 0º. Esta férula se coloca por la cara volar de la mano, y el dorso se cubre con tul, gasas extériles y vendaje firme pero que no produzca compresión.

Férula de extensión estática
Férula de extensión estática

La férula se mantiene durante al menos tres semanas. Al retirar la férula se pueden retirar los puntos de sutura. Después volvemos a realizar un vendaje de la mano si las heridas fueron muy extensas, o colocar apósitos si fueron pequeñas. Normalmente recomendamos a los pacientes no iniciar la rehabilitación en la cuarta semana. Tan sólo recobrar los movimientos normales en la muñeca y volver a ganar flexibilidad, ya que la mano suele estar unos días entumecida después del periodo de inmovilización.

Si tiene problemas con una lesión de tendones extensores no dude en consultarnos.

 

Reconstrucción de mastectomía: ¿qué técnica es más sencilla?

Reconstrucción de mama
Reconstrucción de mama
¿Cuál es la técnica más sencilla de reconstrucción de mama?

La reconstrucción de mama es un paso que deberían realizar la mayoría de las pacientes que han sufrido cáncer de mama, ya que la reconstrucción ofrece unos beneficios psicológicos y sociales de gran importancia para las pacientes. Sólo en algunas ocasiones, cuando las circunstancias oncológicas lo aconsejen, la reconstrucción debe demorarse .

Una de las cuestiones importantes en reconstrucción de mama es la percepción que las pacientes tienen de las diferentes técnicas de reconstrucción mamaria disponibles. A veces es necesario ampliar la información ya que las pacientes pueden no conocer bien qué implica cada tipo de reconstrucción, ya que no sólo importa el “ahora”, sino también la evolución de los próximos años, debido al  importante aumento de la supervivencia de las pacientes en los últimos años.

De forma general, debemos tener presente que la reconstrucción de la mama con implantes o prótesis no se comporta igual que una cirugía de mama de aumento estético. La gran diferencia se encuentra en la presencia o ausencia de la glándula mamaria. Así pues, en la  reconstrucción de mama ya no queda glándula mamaria,  debido a  se ha quitado por motivo del cáncer. En cambio , en el aumento estético, la glándula está presente, y aunque pueda ser pequeña o estar poco desarrollada, al estar conservada, aporta cierto volumen y protección al implante.

En  la reconstrucción de mama, por tanto, el implante se encuentra menos protegido, la piel es más fina, hay cicatrices distintas que en el aumento estético de mama y además se puede acompañar de radioterapia antes yo después de la intervención de reconstrucción. Todo ello dificulta la utilización de implantes en reconstrucción de mama.

¿Es sencillo utilizar implantes en reconstrucción de mastectomía?

En general cuando las pacientes no han recibido o no van a recibir radioterapia la reconstrucción de mama con implantes es sencilla y da buen resultado, especialmente cuando las mamas son de tamaño moderado o pequeño. Otra indicación  de la reconstrucción con implantes es cuando la paciente tiene una edad avanzada pero solicita la reconstrucción . También cuando la reconstrucción es inmediata y la cirugía del cáncer ha permitido dejar un tejido subcutáneo en cantidad aceptable. Y por último,   está indicada cuando la paciente no quiere cicatrices adicionales, o bien cuando la paciente desea una reconstrucción con implantes porque prefiere una recuperación más rápida.

En todos esos casos, la reconstrucción mamaria se puede realizar con implantes, con una intervención rápida y sencilla, que permite una recuperación en poco tiempo, sobre todo si la paciente no ha recibido radioterapia.

Pero a cambio, la paciente debe asumir que el seguimiento de los implantes es de por vida. ya que, lamentablemente los implantes mamarios no duran para toda la vida. Lo que significa que si se rompen es necesario cambiarlos ya que la silicona puede salir. Ya hemos comentado ésto en otras entradas, puede consultarlo aquí.

Varios estudios recientes han demostrado que en pacientes de reconstrucción de mama con implante mamario, al menos el 30% va a necesitar volver a operarse. Puede leer esta información aquí.

Reconstrucción
Hay técnicas que siendo válidas en la reconstrucción de mama, no pasan la prueba del tiempo, y la paciente se ve obligada a intervenirse con frecuencia.

Es necesario,  por tanto,  realizar controles por medio de ecografía anual desde el 5º año de la intervención. Así pues, una paciente puede que reciba el alta por su proceso oncológico, pero necesite visitar a su cirujano plástico una vez al año y hacerse pruebas, para valorar la integridad y buenas condiciones de los implantes.

¿Qué complejidad tiene la reconstrucción con tejidos propios (DIEP)?

La reconstrucción con microcirugía y colgajo DIEP es más compleja que la reconstrucción con implantes. La reconstrucción con el colgajo DIEP permite utilizar el tejido del abdomen, fundamentalmente grasa y piel, para reconstruir la mama de la forma más natural posible. Tiene como inconveniente que es necesario realizar cirugía en la parte baja del abdomen, aunque algunas pacientes mejorarán estéticamente a ese nivel.

La gran ventaja de la reconstrucción con colgajo DIEP es que una vez terminada la reconstrucción será estable de por vida, y la paciente no necesitará más re-intervenciones o controles por su cirujano plásticoAsí pues, en  aproximadamente entre 1,5 y 2 años,  podrá tener el alta del cirujano con un tejido sano, blando, simétrico con el otro pecho y que permanecerá de por vida.

Reconstrucción de mama
La reconstrucción de mama debe ser duradera para que la paciente no se tenga que re-intervenir varias veces a lo largo de su vida. La reconstrucción con colgajo DIEP es una base excelente a prueba del paso del tiempo.

¿Qué medidas hay que tomar para preparar la intervención?

Hemos evolucionado notablemente en la preparación de la intervención, y cada vez pedimos a las pacientes que participen más de la preparación. En estos momentos estamos realizando las siguientes recomendaciones:

  1. Abandonar por completo el consumo de tabaco.
  2. Suspender tamoxifeno desde dos semanas antes.
  3. Rellenar las reservas de hierro sanguíneo mediante aportes de hierro en ampollas bebibles.
  4. Adquirir medias de compresión mediana para después de la intervención.

¿Cómo se Reconstruye el Pezón Areola?

La reconstrucción del pezón es una de las cuestiones más importante en la reconstrucción de mama. Sin el detalle de la areola y el pezón la reconstrucción mamaria puede dar un resultado estético limitado. El resultado óptimo se observa cuando  se reconstruye el pezón y se realiza el tatuaje de la areola, logrando así, una simetría, no sólo del volumen, sino una simetría visual. La simetría visual completa permite el resultado más satisfactorio para la paciente tanto vestida como en la intimidad.

 ¿Dónde se reconstruye el pezón?

El pezón tiene una forma cilíndrica elevada en el centro de la mama. La mama tiene una forma circunferencial y la reconstrucción del pezón debe localizarse en el centro.  Los dos pezones deben quedar a la misma altura y simétricos respecto a la línea media del esternón. También deben localizarse en el meridiano de la mama, que habitualmente coincide con la continuación del margen lateral del músculo recto abdominal. Idealmente la inclinación del pezón debe ser de unos 5º ó 10º hacia arriba, teniendo el 55% del volumen de la mama por debajo de él y el 45% por encima.

¿Qué tamaño tiene el pezón?

Cuando la reconstrucción es de un solo pezón, el tamaño ideal debe ser el más parecido al pezón del otro lado. Habitualmente la altura del pezón suele ser entre 3 y 5 mm con un diámetro de 5 mm. El diámetro de la areola suele ser  de 42 mm, aunque está sujeto a muchos cambios según las características de la paciente (edad, tamaño de la mama, lactancia previa).

¿Cómo se reconstruye el pezón?

Una vez decidida la localización del pezón que se va a reconstruir, existen multitud de diseños posibles para reconstruir tanto pezón como areola.

Nuestro diseño preferido es el “diseño en estrella”. Tiene la ventaja de ser sencillo, lograr el diámetro deseado, quedar bien relleno de grasa y aprovechar las cicatrices previas.

La estrella se diseña con tres puntas, de tal manera que se gira una punta sobre otra, lo que da la altura al pezón. La tercera punta sirve como “tapa” para cerrar el pezón desde arriba.

Reconstrucción del pezón
Reconstrucción de pezón. Diseño del colgajo en estrella y resultado inmediato

La suturas pueden retirarse trascurridas 2 semanas.

¿Cómo se reconstruye la areola?

Nuestra recomendación para reconstruir la areola es la micropigmentación. Se trata de introducir pigmentos por medio de inyección indolora. Se puede realizar en la consulta sin necesidad de anestesia. Se debe comprobar el grado de pigmentación, de tal forma que ambas areolas se parezcan. Normalmente requiere dos sesiones y algún repaso con el paso del tiempo, ya que el pigmento no es definitivo. El diámetro de la areola vendrá determinado por el diámetro de la areola del otro lado, logrando así la mayor simetría.

¿Cuál es la evolución de la reconstrucción de pezón?

La reconstrucción del pezón suele tener la mayor proyección de altura en las primeras semanas, pero habitualmente se va aplanando poro a poco hasta llegar a la situación definitiva, aproximadamente 3 ó 4 meses después. Por ese motivo es conveniente “exagerar” levemente la altura del pezón, de tal manera que la paciente conserve altura al final del proceso de cicatrización y evitar el aplanamiento.

Consúltenos para valorar una reconstrucción de pezón.

Tejidos Propios en la Reconstrucción de la Mama: Colgajo DIEP

Reconstrucción simétrica
Reconstrucción simétrica
La reconstrucción de ambas mamas debe intentarse en la medida de lo posible con tejidos similares entre sí. Cuanto más parecidos sean, más parecido será el resultado y la evolución en el largo plazo. La simetría de la reconstrucción es fundamental en el largo plazo.

Tejidos Propios en la Reconstrucción de la Mama: Colgajo DIEP.

Hemos publicado este nuevo post en la web de nuestros amigos del Grupo Pedro Jaén.

En este post repasamos diferentes aspectos de la reconstrucción de la mama a modo comparativo entre los tejidos propios y los implantes de mama.

El trasplante de cabeza, trasplante de cuerpo o trasplante cefalosomático

Inmortalidad
Inmortalidad
La inmortalidad

Es la noticia de hoy, espero el olvido de mañana.

En las últimas horas varios medios de comunicación han estado interesados sobre una noticia sobre un trasplante de cabeza.

Mi opinión al respecto es que se trata de un trabajo hipotético que no tiene ningún fin claro. Es llamativo porque en el fondo apela al anhelo de la inmortalidad si fuéramos trasplantando la misma cabeza desde un cuerpo hasta otro.

Casi todos me han preguntado por la regeneración a nivel de la posible reparación medular. No me importa que la sección se haga con un neurotomo especial, o que la reparación se envuelva en polietilenglicol. La base fundamental de la regeneración nerviosa es la presencia de las células de Schwann, que son capaces de guiar el crecimiento de los “axones” o cables nerviosos. En la médula espinal no hay células de Schwann, y por eso los lesionados medulares no son capaces de recuperarse.

Al respecto de la recuperación nerviosa hace dos años realizamos una importante revisión sobre el uso de conductos neurales. Podéis verlo aquí:

What are the nerve graft alternatives

En el sistema nervioso periférico, es decir en los nervios de las extremidades o de la cara, la situación es distinta. Las células de Schwann son capaces de guiar la regenración nerviosa. Por eso tiene sentido que reparemos lesiones nerviosas en dedos, manos, antebrazos, brazos, plexo braquial y otras. También por eso podemos reimplantar partes amputadas y ver cómo vuelven a funcionar. O también podemos reconstruir a amputados con trasplantes alogénicos, es decir, desde donantes que han fallecido.

En cuanto a la regeneración nerviosa en el contexto de un trasplante, hemos publicado un buen número de artículos, así como mi tesis doctoral sobre recuperación funcional del trasplante facial, leída en la Universidad Autónoma de Madrid.

A nivel ético no tengo claro a quién habría que hacérselo…¿a quien no quiera morir? Es un anhelo del ser humano, ¿pero cuál es el sentido? Montones de cabezas trasplantadas en montones de cuerpos… ¿y qué cuerpos? Alguien tendría que morir para donarlos.

En mi opinión el trasplante de cabeza pertenece al campo de las elucubraciones un tanto absurdas y es más que cuestionable a nivel ético.

Fracturas Problemáticas

Injertos óseos
Injertos óseos
Las fracturas problemáticas pueden necesitar aporte de hueso en condiciones más sanas, en forma de injertos vascularizados o injertos libres.

Las fracturas de los huesos, cuando no unen (también se denomina consolidación), suponen un problema que puede producir dolor y falta de movimiento en la mano. Cuando ocurren en la pierna o en el pie impiden la carga, que se vuelve dolorosa e imposible. El diagnóstico de ausencia de consolidación debe realizarse en función de qué hueso se trate. Las fracturas en huesos de la mano consolidan en aproximadamente 8 semanas, mientras que las de la pierna hasta 12 o 16 semanas.

Las fractura que no consolidan pueden tener diferentes problemas, entre los que se encuentran:

  1. Infección en el foco de fractura, normalmente favorecida en fracturas expuestas por contaminación bacteriana, o por la presencia desvitalizado (necrótico).
  2. Deficiente colocación de los fragmentos, por dificultosa técnica de reducción y múltiples fragmentos de pequeño tamaño.
  3. Alteraciones en el aporte nutricional al foco de fractura, como en caso de arterioesclerosis, o en caso de exposiciones muy amplias sobre fragmentos muy pequeños.

Cuando las fracturas no consolidan se requiere la revisión de su tratamiento, y se pueden incluir los siguientes aspectos: limpiar el foco de fractura, eliminando la carga bacteriana que se pueda encontrar en ella, así como los pequeños fragmentos que no tengan buen aporte nutricional, mejorar el aporte vascular reconstruyendo las arterias afectadas, planificar una nueva construcción rígida con placas y tornillos o favorecer la consolidación mediante el aporte de hueso sano procedente de otras partes del cuerpo.

Cuando es necesario aportar hueso sano, existen diferentes opciones de dónde extraerlo, como por ejemplo hueso de la cintura (cresta ilíaca), hueso de la muñeca (radio), hueso peroné, o hueso del fémur. En algunos casos muy concretos, incluso es necesario que esos segmentos de hueso lleven sus arterias y venas para poder añadir vascularización al foco de fractura.

Este tipo de intervenciones suelen realizarse bajo anestesia general en régimen de ingreso, con reposo relativo durante varios días hasta asegurar la madurez de las conexiones vasculares.

Pérdidas de Sustancia en Fracturas de Hueso Calcáneo

 Fracturas de hueso calcáneo y heridas complicadas
Las fracturas de hueso calcáneo suelen producirse en traumatismos de alta energía que añaden un problema a los tejidos blandos del pie, además dela propia fractura. Las fracturas de hueso calcáneo requieren en general de una intervención para corregir la angulación que de forma normal tiene este hueso. Además el hueso calcáneo articula con el astrágalo y con los huesos denominados cuñas y cuboides.

La alineación correcta del hueso calcáneo puede requerir de un abordaje abierto y fijación con placa y tornillos. El abordaje suele ser por vía lateral, y desafortunadamente, suele estar acompañado de bastantes problemas en la cicatrización.  Hay que identificar bien cuál es el problema de la falta de cicatrización, ya que estas lesiones de calcáneo también se pueden acompañar de una grave enucleación de astrágalo.

El fallo de la cicatrización y la exposición del material de osteosíntesis puede desembocar en la infección de la reconstrucción ósea con fracaso de la consolidación, perdiendo la alineación que se ha conseguido. En ciertas ocasiones es necesario plantear una reconstrucción de los tejidos blandos y la piel mediante el uso de injertos o colgajos pediculados.

Para su realización es imprescindible comprobar en primer lugar la presencia de una circulación correcta de la sangre. En este sentido, ya hemos insistido en la valoración de los pulsos periféricos en el pie, tanto en pacientes diabéticos como en pacientes traumáticos. Una vez asegurada la correcta vascularización, pueden plantearse diferentes estrategias reconstructivas para facilitar la cicatrización del abordaje de calcáneo.

En general, el recurso más utilizado es el colgajo sural, que se puede girar desde la parte posterior en la pierna con una pequeña incisión para aportar el tejido graso que la zona requiere. inmediatamente encima se puede colocar un injerto de piel o bien dejar que cierre por segunda intención. Esta intervención puede realizarse en régimen de media estancia, con anestesia de las piernas.

Lesiones Degenerativas del Pulgar

Rizartrosis
Rizartrosis
Las lesiones del pulgar de causa degenerativa son bastante frecuentes. La rizartrosis es la que más vemos en consulta.

Las quejas por dolor en el dedo pulgar se pueden deber a diferentes causas. Una de las más frecuentes es la artritis de la articulación de la base del pulgar, también conocida como rizartrosis.

La degeneración de la articulación de la base del pulgar se debe a una laxitud de los ligamentos, si bien en algunos casos también se puede deber a una forma particular del hueso metacarpiano. La laxitud de los ligamentos permite que el metacarpiano no se encuentre completamente alineado sobre la articulación, creando zonas de roce en la articulación, que se hace más dolorosa al coger peso o realizar esfuerzos.

En los casos más tempranos de rizartrosis, en los que la superficie de la articulación está conservada, es posible reconstruir los ligamentos utilizando para ello un tendón cercano. Con ello se logra reposicionar (re-suspender) la articulación a su lugar original, y se suele frenar el desgaste, evitando en dolor.

Cuando la articulación se encuentra dañada, es necesario quitar uno de los huesos con los que roza el pulgar: el hueso trapecio, y la intervención se denomina trapeciectomía. Después de una trapeciectomía los síntomas dolorosos suelen ceder.

La trapeciectomía se puede realizar con anestesia del brazo, en régimen de media estancia, y puede acompañarse o no de reconstrucción de ligamentos. Los pacientes suelen mejorar del dolor, pueden realizar más actividades, pero a veces notan una  pérdida de fuerza.

Movimientos de pulgar en primates.
La oposición de pulgar nos ha permitido el desarrollo como especie. Mientras que en primates no humanos la mano permanece en posición de flexión extrínseca y pulgar que no logra la misma superficie de contacto ni rango articular en la oposición

Otra de las lesiones degenerativas más frecuentes en el pulgar es la lesión de su tendón extensor. El tendón extensor del pulgar, conocido en términos médicos como extensor pollicis longus se encuentra expuesto a diferentes patologías que pueden producir su rotura, lo que impide extender y elevar el pulgar.

La rotura más típica del tendón extensor del pulgar se debe a la artritis reumatoide, en la que los efectos inflamatorios de la enfermedad, unida al tratamiento con corticoides y antiinflamatorios, favorece la rotura del tendón. Otro motivo frecuente es la rotura por roce tras una fractura de hueso radio. También se pueden producir roturas espontáneas que limitan la extensión interfalángica del pulgar. Finalmente pueden ocurrir lesiones del tendón por traumatismos o por corte con cuchillo en accidentes caseros.

La rotura de tendón extensor del pulgar tiene buena solución siguiendo ciertas pautas conocidas. En caso de que la lesión se deba a un traumatismo o corte, el tendón se puede reparar directamente, cuidando la rehabilitación postoperatoria.

En el caso de roturas que no han sucedido tras un traumatismo, suele ser necesario utilizar un tendón cercano que sustituya al tendón dañado, mediante una transferencia tendinosa. Esto se debe a que las lesiones atriccionales desgastan el tendón en una longitud considerable, y ya no es posible unir los extremos. Se trata de una intervención con mínimas incisiones que se realiza en régimen ambulatorio, anestesiando el brazo, y el paciente puede dormir en su domicilio.

Uso del dedo pulgar
El uso de los pulgares depende de la estabilidad de la columna del pulgar.

Posteriormente es necesario proteger la reconstrucción con férula, para iniciar la rehabilitación suave transcurridas unas semanas. Los resultados suelen ser excelentes, logrando la recuperación casi completa del movimiento.